Los animales en general, en especial los perros, tiene  un efecto positivo para la salud de las personas. Sin importar la edad, una mascota puede traer buenos momentos a la vida de quien lo necesita. Bien sea que padezca de alguna enfermedad terminal, que haya quedado ciego o que le hayan amputado un miembro, un perro puede ayudar a que las afecciones de salud sean mucho más llevaderas, asegura Cobiella hospiten. Veamos de que se trata.

Mantienen nuestro corazón sano

Tener un perro en su vida ayuda a reducir la presión arterial y el colesterol y ayuda a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca e insuficiencia cardíaca. De hecho, un estudio realizado descubrió que de 240 parejas casadas, aquellos que tenían una mascota en casa tenían corazones más saludables que los que no. El estudio concluyó: «Las personas perciben a las mascotas como partes importantes y de apoyo de sus vidas, y los beneficios cardiovasculares y conductuales significativos están asociados con esas percepciones».

Mejoran nuestra salud mental

¿Sabías que los perros alivian el estrés? Simplemente acariciar o abrazar a tu cachorro puede hacerte sentir mejor porque libera oxitocina, un químico de enlace que ayuda a reducir el estrés y la ansiedad y ayuda a las personas a comprender mejor las emociones, tanto en tu cuerpo como en el de tu perro. Las personas que poseen mascotas requieren menos servicios médicos, tienen menos probabilidades de estar deprimidas o ansiosas, y están más satisfechas con sus vidas que aquellas que no tienen mascotas.

Previenen la soledad

La propiedad del perro puede ayudar a aquellos que se sienten solos a experimentar otra conexión con un ser vivo. Las personas hablan con él y se desahogan sobre su día, y honestamente les hace sentir mejor con solo estar cerca. Mascotas como perros, gatos y conejillos de indias también aumentan las habilidades sociales y reducen la ansiedad en los niños, especialmente en aquellos con autismo. Ayudan a que los niños estén más seguros y comprometidos en la escuela y en el hogar, ayudándoles a hacer amigos más fácilmente.

Disminuyen los riesgos de alergia en los niños

Según un estudio, los niños que tienen mascotas en el primer año de vida tienen un riesgo 13% menor de tener asma más adelante en la vida. De hecho, la exposición a perros en la infancia no solo reduce el riesgo de desarrollar alergias y asma en los niños, sino que también fortalece su desarrollo inmunológico.

Nos mantienen activos

Si ser dueño de un perro no te mantiene activo, no sé qué lo hará. A los perros por lo general les gusta mucho jugar, saltar, correr, lo que significa que lo harán contigo o junto a ti. Es imposible no verse involucrado en sus juegos, cuando suelen ser tan tiernos y demandantes de atención. Además, la mejor forma para calmar esas energías, es sacarlo a diario a dar un paseo, eso también ayuda a que el perro mantenga una buena salud.