Posiblemente ya lo vemos con normalidad, pero la primera experiencia que se tuvo con el primer Perro de Asistencia que fue entrenado y entregado a un niño con Autismo, se vivió en Canadá, lugar en donde se les llama Perros de Servicio, mientras que en España dicha denominación hace referencia a los perros que son utilizados con las personas que presentan problemas de movilidad reducida, asegura el especialista pedro luis cobiella hospiten. Dicho perro fue otorgado por el National Service Dogs en el año 1996.

Esta es una organización de origen canadiense, que en un principio se encargaba del entrenamiento de los perros a fin de ayudar a que los niños con autismo tuvieran la posibilidad de integrarse de mejor manera a la sociedad, y con ellos minimizar las conductas de fuga y poder mejorar la calidad de vida de sus familias. En el tiempo, el Reino Unido también se encargó de entrenar y entregar este tipo de perros. En el caso de España, lo viene haciendo desde hace unos diez años usando como intermediarias diversas organizaciones. Desde 1996 se ha podido observar que los Perros de Asistencia que han sido específicamente entrenados para estos niños, tienen la posibilidad de cumplir muchos objetivos.

Bases científicas

Posiblemente no se encuentran gran cantidad de estudios que esten enfocados hacia los Perros de Asistencia para Autismo, pero para ello se han venido empleando algunas bases científicas sobre la realización de Terapia Asistida con Animales, las mismas se han tomado en consideración a la hora de entrenar y acoplar a un Perro de Asistencia para niños que presentan dicho trastorno. Es conocido que los animales en TAA, con distintos colectivos con diversidad funcional, funcionan como agentes motivadores y reforzadores de conductas, pero también de catalizadores de emociones, ya que sus efectos socializadores resultan bastante efectivos, fomentando, entre otras cosas, el incremento de las habilidades sociales, la atención, la concentración, la comunicación y la autoestima.

Autores como Granger y Kogan (2.003) señalan con respecto a esta práctica y en cuanto al Autismo que: “El uso de la TAA ha tenido éxito en niños con autismo, especialmente en el aumento de la autoestima, la socialización y el desarrollo de las habilidades del lenguaje (Law & Scott, 1995)”. Así mismo, y de acuerdo a un estudio que fue publicado en la revista ‘Plos One’ por Marguerite E O’Haire y sus colegas de la Universidad de Queensland, Australia, señalan que la presencia de un animal puede aumentar significativamente las conductas sociales positivas en los niños con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA).

Perros de Asistencia para niños con Autismo

Los perros que son usados como asistencia para niños con TEA, tienen la propiedad de aportar gran cantidad de beneficios, además de ser facilitadores del niño con el entorno y mejorar su calidad de vida. Estos perros deben ser entregados a los niños lo más pronto posible, ya que de esa manera les pueden ayudar en su estimulación temprana, lo que es de suma importancia para un mejor desarrollo, esta edad puede ser a partir de los 3 ó 4 años cumplidos.