Ha estado siempre a nuestro lado, fiel ante todas las adversidades y nos recibe en casa con gran felicidad, quién más podría ser que nuestro incondicional amigo: el perro. Son muchos los estudios que se han desarrollado a nivel mundial donde el protagonista es esta estimada mascota, para saber su origen y descendencia hasta lo que en la actualidad conocemos, así como se ha hecho con los cultivos de semillas de marihuana.  

Aún restan diversas cuestiones que no han obtenido respuesta, pero que no le restan importancia a la estadía de nuestro amigo en cada una de nuestras casas. Algunas de estas inquietudes involucran que animal exactamente ha derivado el perro, en qué momento exacto se inició el proceso de domesticación de los perros y por qué,  y cómo en el tiempo este proceso ha modificado la esencia salvaje del mismo.

Las razas y sus diferencias

No son variadas, sino muchísimas las especies de perros que se han estudiado, de hecho se estima que son alrededor de unas 400 razas que involucran gran variedad de tamaños, formas y colores por ello se afirma que es una de las especies más diversas que existen, siendo esta la razón por la que las investigaciones hacen pensar que su procedencia está determinada por más de un cánido salvaje.

Algunos científicos sostienen que los perros que se encuentran en la zona nórdica podrían provenir del lobo u otras especies, mientras que con respecto a los estudios genéticos, estos señalan que el resto quizás provenga del chacal. Aunque todas sus derivaciones tienen  un origen sin discusión que es el lobo salvaje por lo que algunos investigadores sugieren que el lobo y el perro son de la misma especie.

Un poco de historia

Las investigaciones iniciales señalaban que el proceso de domesticar al perro tuvo sus inicios hace alrededor de 14.000 años atrás, dichas afirmaciones se encontraban sustentadas en los restos de perros que databan de esta época. Estudios genéticos más recientes arrojan una estimación mayor, en las que se señala que el origen del perro se remonta a unos 135.000 años atrás, con el tiempo esos datos se han revisado de nuevo, lo que nos traslada nuevamente a una antigüedad de 30 o 40.000 años, lo cual es más aceptable.

Pero al parecer, y con el tiempo se ha investigado en torno a los restos óseos que inicialmente dataron la fecha de origen del perro,  y estos se trataban de los huesos de un lobo. Como fuere, estos dos animales se encuentran de cualquier forma emparentados, por lo cual su antigüedad será la misma, es decir, unos 30.000 años, y de lo que no podemos tener ninguna duda, es de que el perro ha sido el animal que por más años nos ha acompañado.  

Selección o adaptación

Aunque las características de estos dos animales resulten similares, también se sabe que son bastante distintos, por lo que se cree que el humano ha seleccionado quizás de manera consciente algunos individuos que en su conformación presentaban rasgos y características relacionadas a animales jóvenes, dóciles y que se adaptaban de forma sencilla a diversos ambientes además de ser juguetones.